APROVECHA LAS VENTAJAS DE LA NUBE

Lo que comenzó siendo una tendencia es ya una realidad. Cada vez es más fácil desvincular nuestros datos y aplicaciones del ordenador, teniéndolos siempre accesibles desde cualquier PC, Mac o móvil con conexión a Internet
Hace años que estamos oyendo hablar de cloud computing o servicios en la Nube, un concepto de por sí algo abstracto, complicado de entender de primeras y probablemente hasta aburrido. Sin embargo es muy posible que, sin saberlo, ya estéis disfrutando de las posibilidades del cloud computing. El ejemplo más claro son los actuales servicios de correo web, como Gmail y Hotmail, o redes sociales, como Facebook o Tuenti. Son servicios de comunicación accesibles desde cualquier navegador web, que no necesitan que instalemos o configuremos nada especial en nuestros ordenadores para poder disfrutarlos. Pero cloud computing es mucho más que eso.

Definamos el concepto

Llamamos cloud computing (traducido como computación en la nube) al concepto de desarrollar aplicaciones que actúan como servicios basados exclusivamente en Internet, accesibles desde un navegador web y que no necesitan de software instalado localmente en nuestro ordenador para funcionar. De esta forma, todos losprocesos se ejecutan en un servidor remoto que también almacena los datos, lo que supone que nuestro equipo no tiene que encargarse de mostrar mucho más que el resultado de nuestra tarea en el navegador.
Esta nueva manera de entender la informática supone un gran paso adelante por planteamiento, gestión y posibilidades. De entrada el protagonismo pasa del ordenador personal, que ahora es un mero instrumento para acceder a Internet, a los servidores remotos gestionados de manera centralizada por la empresa a cargo del servicio. Tanto empresas como usuarios finales reducirán sus problemas técnicos (ahora lo más importante es el navegador) y, salvo que necesiten ejecutar aplicaciones más complejas, podrán trabajar cómodamente con un hardware más reducido, al tiempo que el teletrabajo será una realidad sencilla de llevar a la práctica. Así, con una conexión a Internet y cualquier ordenador, podrán consultar su correo, manejar documentos, acceder a aplicaciones de gestión interna, etc.
Presente y futuro
Durante los últimos años hemos visto cómo el número de servicios de cloud computing no ha parado de crecer.Google ha sido una de las empresas que más fuerte ha apostado por este concepto, con Gmail como punta de lanza, pero desarrollando una larguísima lista de soluciones a su alrededor que abarcan prácticamente todos los ámbitos (Maps, Reader, News, etc.).
Microsoft, la otra grande del mercado de consumo, también ha apostado fuerte con toda la gama de serviciosWindows Live, aunque en este caso más enfocados a reforzar y ampliar las posibilidades de Windows, el sistema operativo líder en el mundo.
Pero no han sido las únicas. Eventos internacionales como la CloudCamp, apoyada por empresas tecnológicas de primer orden, dan una idea de los movimientos que se están produciendo en este campo. De hecho, los grandes desarrolladores de software corporativo están invirtiendo mucho en portar y posicionar sus principales aplicaciones como servicios SaaS (Software as a Service). Otro claro ejemplo de esto esSalesforce, multinacional líder en sistemas CRM que hace ya tiempo que ofrece toda su gama de productos como servicios web accesibles desde cualquier navegador. Ello a cambio de una cuota mensual que resulta ridícula en comparación con lo que tradicionalmente tenía que gastar una compañía en implementar un sistema de ese calibre en su estructura (servidores, licencias de software, instalación y personalización, etc.).
El futuro, pues, es muy alentador. Los servicios que ya están en marcha están en constante evolución, mejorando sus prestaciones cada poco tiempo. Al mismo tiempo, es raro el mes que no vemos un nuevo servicio en la Nube que vale la pena tener en cuenta. Sin embargo, no todo es un camino de rosas, y es que el cloud computing tiene un handicap importante: garantizar la seguridad.

Seguridad de los datos

Una de las mayores preocupaciones de los usuarios residenciales, y sobre todo empresariales, es la seguridad de los servicios y datos que funcionan en la Nube. De entrada, eso de no poder «tocar” los archivos de información es algo que genera gran desconfianza. Si guardamos todo nuestro correo en Gmail o Hotmail, seguro que en alguna ocasión nos habremos planteado lo que pasaría si, por casualidad, se perdiese información o Google simplemente decidiese cortar el servicio o empezar a cobrar por él.
En el caso de las empresas y profesionales, otra preocupación añadida pasa por la posibilidad de que alguien no autorizado pueda tener acceso a sus datos, consultar información sensible, o utilizar en su contra información sensible. Eso sin olvidar el temor a que las comunicaciones que se producen a través de una red pública como es Internet, puedan ser interceptadas.
En general la propia arquitectura distribuida de los servicios de cloud computing, donde los datos y carga de trabajo se distribuye entre múltiples servidores y sistemas de almacenamiento seguro, hace que sea poco probable o imposible llegar a perder la información. Aun así, por lo general los más paranoicos tendrán la posibilidad de hacer alguna clase de copia de seguridad exportando ficheros o mediante alguna utilidad.
Sobre el acceso e interceptación de los datos la solución es algo más compleja. En el caso de las comunicaciones, siempre hemos de controlar que se utilicen conexiones cifradas de tipo HTTPS. De hecho, soluciones profesionales como Google Apps y casi cualquiera de los servicios que hemos elegido para este Especial ya utilizan por defecto esta clase de conexión, aunque resulte algo más lenta.
Ahora bien, los accesos no autorizados pueden ser un problema si no se controlan de manera adecuada. Usuarios residenciales y profesionales han de tener mucho cuidado con los lugares en los que introducen sus contraseñas de acceso o cuando marcan la clásica casilla de recordar contraseña.
Cuando trabajemos con nuestro portátil o PC de sobremesa no habrá problema. Pero, mucho ojo con ordenadores ajenos, como los instalados en hoteles, cibercafés, salas de espera, etc. Un simple keyloggerque infecte el sistema puede ser suficiente para robar contraseñas que posibiliten el acceso a información valiosa.
De ahí que sea recomendable usar contraseñas fuertes y complejas, cambiarlas cada poco tiempo (máximo 30 días),y mejor aún si se puede tener acceso a un log de conexiones que nos indique que algo raro está ocurriendo.
En grandes organizaciones la solución a estos problemas viene en parte por la instalación de servicios en la Nube propios, que controlan y gestionan directamente. Para el resto, no queda más remedio que confiar en la solvencia de las empresas que nos ofrecen esos servicios y seguir unas normas básicas en lo que a gestión de contraseñas se refiere.

Principales ventajas

Ahora bien, salvando las reticencias de la seguridad, utilizar los servicios de la Nube tiene una larga lista de ventajas. De entrada, podemos trabajar indistintamente con diferentes ordenadores o dispositivos (sobremesa, portátil, netbook, móvil), incluso con sistemas operativos diferentes, pero de manera similar. Como ejemplo, al final de este especial os mostramos un práctico con los pasos que podría seguir un usuario para unificar todas sus cuentas de correo en Gmail, manejar sus documentos ofimáticos desde Google Docs o gestionar sus calendarios y contactos desde la Web, teniéndolos siempre sincronizadors vía Internet con su móvil. También os mostramos cómo este usuario puede almacenar todos sus ficheros on-line para consultarlos desde cualquier ordenador y compartirlos con colaboradores, familiares y amigos.
El caso de este usuario es totalmente real y lo que ha obtenido a cambio es poder trabajar con sus diferentes ordenadores de manera indistinta, en casa o el trabajo, y con sus datos siempre a mano incluso desde su smartphone. El resultado es, por una parte, un aumento de la productividad y, por otra, una reducción considerable de los quebraderos de cabeza asociados a la gestión, mantenimiento y sincronización de la información.
Otro ejemplo: Si hasta ahora cada vez que cambiábamos un PC teníamos que trasladar el correo, reconfigurar todas las cuentas, copiar y restaurar datos y aplicaciones, y preocuparnos de ajustar una larga lista de parámetros, con el cloud computing las cosas se simplifican mucho. Para lo más básico (correo, documentos ofimáticos, fotos o ficheros personales) tan sólo tendremos que configurar nuestro acceso a Internet y comenzar a usar un navegador. A partir de ahí puede que necesitemos instalar localmente algunas aplicaciones concretas, pero lo más básico e importante, nuestros datos, estarán disponible casi de inmediato.
De la misma forma, si perdemos un portátil y empleamos un servicio como Dropbox para almacenar todos nuestros datos on-line (se explica en el práctico), no tendremos que preocuparnos de mucho más que cambiar la contraseña de acceso y lamentar la pérdida económica. En efecto, en cuanto tengamos un nuevo portátil en las manos tardaremos muy poco en volver a estar operativos.
De cara a los desarrolladores de software, el cloud computing permite pasar de vender productos en caja con CD y licencia, a ofrecer un servicio desde sus propios servidores. Así es fácil luchar contra la piratería (no hay software instalable que proteger), controlar actualizaciones o errores, y presentar una nueva forma decomercialización tipo SaaS con precios más ajustados y clientes más fieles.

Los mejores servicios

Para introducirnos en el mundo del cloud computing hemos preparado este Especial, donde todos los usuarios encontrarán servicios útiles para su tareas diarias. Ya sea trabajar, divertirse, comunicarse o compartir, todos hallaréis servicios gratuitos o muy asequibles que os ayudarán a comenzar a sacar el máximo partido a la Nube.
Hemos categorizado los servicios haciéndolos más sencillos de localizar, y eligiendo los que consideramos mejores o más representativos de cada segmento. Hay otros que son igualmente interesantes, pero ante tanta oferta conviene centrarse en lo más importante e interesante para luego explorar otras alternativas.

Un aspecto importante es que los servicios que hemos elegido son en su mayoría gratuitos o tienen un coste realmente ajustado. Además, se encuentran al alcance de cualquier usuario con unos conomientos mínimos, y para aprovecharlos no necesitaremos mucho más que un ordenador con acceso a Internet y un navegador web medianamente actualizado y compatible.
.
ESPECIAL APROVECHA LAS VENTAJAS DE LA NUBE
El correo electrónico sigue siendo un medio importante para muchos usuarios, pero ya hay canales que ofrecen actualizaciones en tiempo real y posibilidades que explotan al máximo la comunicación con nuestra comunidad de amigos y conocidos.
Uno de los ámbitos en los que Internet se vuelve más interesante es a la hora de trabajar con documentos ofimáticos sin necesidad de tener instalada ninguna suite ofimática, y con la ventaja de poder trabajar colaborativamente
Hoy nos basta con acceder a la Web para disputar partidas multijugador, disfrutar de contenidos audiovisuales o ir de tiendas. Incluso descubrimos herramientas excelentes de edición fotográfica que ni siquiera tenemos que descargar
Las aplicaciones de seguridad en la Red tienen un enorme potencial de crecimiento: se liberan de las limitaciones de potencia de los ordenadores domésticos para aprovechar el poder de los servidores y mejoran su eficiacia sumando experiencias de otros usuarios
A estas alturas seguramente os hayáis dado cuenta de que hay pocas cosas que no se puedan hacer en la Nube. De hecho, a las propuestas específicas en campos como la ofimática o las comunicaciones se suman otras opciones aún más variadas
El mundo profesional es uno de los más beneficiados por la corriente del Cloud Computing. Las nuevas aplicaciones se ofertan bajo el modelo SaaS (software como servicio), con costes de implantación y mantenimiento mínimos
¿Imaginas trabajar con cualquier PC o Mac o Linux con acceso a Internet y hacer prácticamente lo mismo, casi de inmediato y al margen de la plataforma? ¿O no preocuparte por hacer backups de tus datos o instalar un antivirus o borrar ficheros para no llenar el disco duro? Pues es real, te lo da la Nube y encima gratis
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s